¿Cómo financiar la vivienda evitando al banco?

La cultura de la vivienda en propiedad «está muy arraigada entre las familias», reconoce José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB). Este tótem del ahorro y de la inversión en España se materializa en que «sólo el 14% de los hogares del país vive en régimen de alquiler», según datos de Eurostat que cita Lars Flaoyen, responsable de análisis inmobiliario en Aberdeen Standard Investments.
El crecimiento de los precios es elevado y los acerca a máximos -sobre todo en las grandes ciudades y en los destinos costeros por el impacto de la demanda extranjera y del arrendamiento turístico del modelo Airbnb-: el de las compraventas se ha incrementado un 12% desde 2015, según Tinsa, y el de los alquileres un 17% en el mismo periodo, según Fotocasa. Y, además, el mínimo histórico de los tipos de interés de los préstamos hipotecarios apuntala el atractivo y el arraigo de la adquisición de viviendas.

Pago aplazado con condición resolutoria

El pago aplazado con condición resolutoria es una de ellas. Se trata de un contrato privado, sin intermediario financiero, entre el propietario y el comprador en el que el primero financia al segundo, permitiéndole pagar a plazos la vivienda, con la garantía de que si no cumple con el precio, con las cuotas y el interés pactados la compraventa queda resuelta, es decir, la vivienda es devuelta al vendedor y el dinero adelantado al comprador con ciertas penalizaciones acordadas previamente.
«No es muy común, pero sucede y es perfectamente legal», observa Jordi Clotet, quien recuerda que «hace algunos años se recurría mucho a este tipo de contrato porque los intereses estaban altísimos» y considera que «no es tan descabellado que el propietario te financie cuando la garantía de cobro es absoluta».


Alquiler con opción a compra

Otro vía alternativa para financiar una compraventa de vivienda sin pasar por un banco es el alquiler con opción a compra. También se trata de un contrato privado en el que las condiciones son pactables. El alquiler que paga el futuro comprador puede ser íntegro a cuenta de la adquisición, o puede ser solo una parte, incluso por debajo del 50%.
«El vendedor puede encontrar ventajas si está intentando colocar la vivienda pero no lo consigue, ya que el hecho de aceptar un alquiler con opción a compra incrementa la probabilidad de venderla a futuro respecto a si la alquila simplemente y, además, hay más probabilidad de que el inquilino la cuide al existir la posibilidad de que ejerza la opción a compra», comenta Jordi Clotet.

Fuente: El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *